contacto  Contáctenos:

968 96 40 24

Andrea Milano y sus tiendas – De hojas de higuera a trajes de diseñador

Hace 50.000 años, nuestros ancestros homo sapiens utilizaban todo lo que había en su entorno para protegerse del duro clima. Los antropólogos han desenterrado fósiles humanos del Círculo Polar Ártico y han visto evidencias de ropa masculina hecha de piel de animales. ¿Interesante? Sigue leyendo esta entrega de Andrea Milano y sus tiendas.

Andrea Milano

En retrospectiva, en regiones donde la temperatura era mucho más cálida, se descubrieron evidencias de ropa masculina hecha principalmente de hojas y hierba. Estas eran usadas para cubrir al hombre primitivo del polvo y el calor. En esa época, las prendas no eran más que un invento ingenioso nacido de la necesidad.

 

A medida que pasaron los siglos, la ropa adquirió un nuevo significado: se convirtió en una afirmación del estatus social de los hombres. Los emperadores y los reyes llevaban adornos hechos de oro y joyas raras; los nobles  sombreros, mientras que los campesinos se adornaban con conchas y vestidos de colores lisos.

 

Muchas décadas más tarde, el hombre encontró los medios para salvar su distancia geográfica con sus vecinos. Como consecuencia, la ropa, se volvió tan diversa como las culturas de este mundo.

 

Por ejemplo: los  chinos usaban vestidos de la corte; los escoceses tartanes y faldas; los filipinos eran vistos en sus barones que estaban tejidos con fibra de piña. Entonces, debido a esta diversidad, surgieron tendencias y nació la moda como institución.

 

De hecho, diseñadores y revistas de moda atizaron las llamas de lo esencial y lo que estaba mal visto en la ropa masculina. Los hombres se sentían más grandes por la forma en que sus pantalones estaban arrugados, la longitud de su corbata o si su cinturón coincidía con sus calzados.

 

Surgieron reglas y clasificaciones fundamentales, entonces, se convirtieron en códigos por los que el hombre moderno vivía. Por ejemplo, los cinturones marrones nunca debían ir con zapatos negros. Esto se aplicó a todas las culturas que requerían las prendas para hacer sus funciones formales.

 

En medio de esta celebración de la diversidad, surgió el concepto de alta costura. Sorprendentemente, esto dio a la moda masculina la herramienta para la distinción individual.

 

Era una separación del resto, pero no dictada por el estatus social, sino por las preferencias. De hecho, al tener ropa diseñada y creada especialmente para uno mismo, se enfatiza la singularidad de cada quien.

 

Andrea Milano online – La ropa para hombres se convirtió en una forma de expresión

La forma en la que un hombre se veía a sí mismo se reflejaba en cómo se vestía. Todos los días era una gran fiesta de disfraces que mostró la ropa de los hombres y sus 50.000 años de historia de dar y recibir.

 

A medida que la vida se aceleraba, un nuevo elemento se incorporó a la moda masculina: la comodidad. El verse bien se convirtió en algo tan importante como sentirse del mismo modo. El estilo de vida moderno requería ropa que no tuviese que pasar por una limpieza especial y un cuidado tedioso.

 

En respuesta a esta necesidad y como consecuencia del capitalismo o el comercio, la tecnología nutrió los descubrimientos e invenciones de telas y métodos de confección. El nylon, el poliéster y la lycra son solo algunos de los materiales sintéticos que sustituyeron a las fibras naturales.

 

La ropa masculina común se reflejaba en la deportiva que respiraba como la piel, la de oficina inteligente que repelía el agua y zapatos que complementaban el contorno de un pie en lugar de hacerlo al revés.

 

En la transición entre la alta costura y la venta al por menor, se definieron las constantes. Hoy en día, estos artículos básicos son tan esenciales como lo era cuando fueron creados por primera vez.

 

El traje

En los negocios y en las funciones formales, el traje se ha reivindicado como el conjunto más apropiado para que los hombres los usen en ocasiones de prestigio. Es casi imposible que exista una equivocación si un caballero se presenta con uno a una reunión de negocios o fiesta.

Los vaqueros

Levi’s, Mossimo y Lee son solo algunas de las etiquetas que han invadido el camino en cuanto a vaqueros se refiere y cómo se deben usar: desenfadados, descoloridos o lavados con ácido.

 

Desde lo esencial de un obrero hasta llegar a ser un artículo de primera necesidad, los vaqueros tienen un lugar  asegurado como un icono dentro de la ropa masculina. Incluso, casi a diario se ve a un hombre usándolo, indistintamente de la ocasión

 

El calzado deportivo

Nike y Adidas han acaparado el mercado con zapatos de modelos siempre revolucionarios que conquistan incluso los terrenos más difíciles y los programas de entrenamiento más rigurosos.

Dichos zapatos, no son la última opción cuando los hombres eligen su vestimenta, más bien, es lo primero que piensan, así como el para qué lo usarán. Del mismo modo, quieren que combine con su aptitud.

La camiseta

Las camisetas eran originalmente ropa interior que usaban los trabajadores. Un ejemplo clásico de la metamorfosis del uso de las prendas de vestir se da al final de la primera guerra mundial. Esta se convirtió en una tendencia permanente de ropa casual.

 

En los próximos años, la moda seguirá evolucionando y se verá influenciada por las nuevas tecnologías, tendencias y necesidades de los hombres. Pero la utilidad y el diseño siempre serán elementos clave en la ropa masculina.

 

Esta relación se ha establecido como el matrimonio de forma y función que debe tener la ropa de los hombres y esto nunca se divorciará. Finalmente, hoy en día es particularmente constante el ver a los caballeros más preocupados por su forma de vestir que hace unos años atrás.

Incluso, hay quienes afirman que los mejores diseñadores, son hombres. Pero para no dar pie a una polémica, se puede decir, que el estilo y forma de vestir puede hacer la diferencia, entre elegancia y distinción. Sin embargo, no hay nada más formal que cuando un hombre se pone un traje.

 

Hoy día para los niños el aspecto de la moda también es importante, por ello, hay negocios como la franquicia Andrea Milano, con ropa y calzado diseñados especialmente para los infantes. La invitación es a revisar vía online el catálogo y después acercarse a sus tiendas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *