contacto  Contáctenos:

968 96 40 24

Andrea Milano catálogo 2019 – Bolsos de manos para las mujeres que los odian

Culturalmente hablando, se supone que a las mujeres en España les encanta la idea de llevar algún tipo de bolso de mano durante la mayor parte de sus vidas. Sin embargo, no todas aman dicha idea. Algunas se resisten por completo, metiendo todo lo que se consigue bajo el sol en sus numerosos bolsillos y estando perfectamente dispuestas a dejar en casa muchos más objetos que otras. Y esto no tiene nada de malo. Hay hombres que se sorprenden cuando sus novias se resisten a la idea, pero ellos a menudo se sienten aliviados por el dinero que se ahorran al adquirir las carteras.  Veamos que sugiere Andrea Milano y su catálogo 2019 para ellas.

Andrea Milano

Bolso de mano

Sin embargo, a veces una mujer a quien en realidad no le gusta la idea de llevar cartera, tiene la obligatoriedad de moverse hacia este territorio simplemente a causa de su necesidad. Ya sea por razones de trabajo, médicas o de otro tipo, su vida simplemente ya no cabe en sus bolsillos, por mucho que lo intente. Por lo tanto, es hora para aquella dama que odia los bolsos de embarcarse en la misión de comprar uno.

En primer lugar, es importante entender por qué es que la cartera les resulta una idea tan amarga. La mayoría de las mujeres, e incluso los hombres, asocian un bolso de mano con los roles y obligaciones tradicionales del sexo femenino. Estos constituyen un símbolo para muchas damas de que a ellas les corresponde llevar la mayor parte de la carga que la vida les lanza.

Y esto puede ser un gran problema para cierta cantidad de señoras. Porque, ¿quién quiere ser ensillado cargando con todo? Emocionalmente hablando, las mujeres que se sienten obligadas a beber el trago más amargo de la vida son más resistentes a usar bolsos de mano, que aquellas que se manejan en tierra neutral cuando se trata de este tema. Por supuesto, también hay otras razones.

Algunas mujeres simplemente rechazan el estándar de la sociedad de que es lo que hace que una mujer sea femenina. Una dama puede ser delicada mientras blande un martillo y una pistola paralizante, incluso si no se parece a Angelina Jolie. La feminidad es un estado de ánimo más que una habilidad para usar accesorios.

El uso de un bolso de mano

Sin embargo, si se les preguntara a la mayoría de las personas de nuestra sociedad acerca de las cosas que solo las mujeres hacen y los hombres no, llevar un bolso estaría justo allí en el tope de la lista. Esto puede ser muy frustrante para las chicas que necesitan aventurarse en la tierra de cargar más artículos de lo que sus bolsillos les permiten.

El hecho de que tengas que escarbar en la tierra de los bolsos de mano no significa que estás obligada a desplazarte con algún lindo y pequeño ejemplar colgado del hombro, que es apenas lo suficientemente grande como para deslizar las llaves y el monedero en su interior. El mundo de las carteras ha crecido en los últimos veinte años, ofreciendo a muchas mujeres nuevas opciones que se adaptan a su personalidad y estilo de una manera más conveniente que los modelos mínimos que poseen elementos destellantes a los lados.

Las carteras de montar son la elección número uno para las mujeres que odian los bolsos de mano pero necesitan uno. Estos modelos son relativamente grandes y constituyen una especie de cruce creativo entre el bolso y la mochila de cuero tradicional.

Las carteras de montar

Se deslizan por encima del hombro produciendo la misma sensación de una mochila y ofrecen un estilo mezclado. Para muchas mujeres, incluso las que aman estos accesorios, el espacio adicional que ofrecen dichos ejemplares es perfecto, pero adicionalmente la facilidad con la que se mantienen firmes sin resbalarse y el hecho de que pueden ser tratadas sin necesidad de tener mucho cuidado, hace que quienes rechazan los bolsos de mano las sientan menos intrusivas.

Al comprar un bolso de mano para una mujer que odia estos artículos hay que huir de cualquier cosa que se vea demasiado tradicional, femenina, extravagante o glamorosa. Más bien debería ser una pieza funcional, cómoda y que combine bien con el estilo que se haya preseleccionado, de este modo es más probable que traiga paz y buena voluntad. Una cartera no tiene por qué ser una idea traumática.

Nunca fuerces a una mujer que se resiste a usar bolsos de mano dándole uno. Tú resentirás el dinero que gastaste y ella se molestará porque de alguna manera estas tratando de cambiarla. Más bien, permítele la libertad de decidir por sí misma lo que ella quiera intentar y cómo desea hacer la transición.

A veces el uso de un bolso de mano se refiere tanto a los hábitos de una persona como a cualquier otra cosa. Algunas mujeres no necesariamente albergan sentimientos negativos, solo que nunca tuvieron la costumbre de agarrar una cartera al salir por la puerta. Esto es razonable, y cualquiera que desee o necesite incorporar ese artículo a su vida puede adquirir la práctica simplemente eligiendo un bolso donde cargue las llaves. Nunca vas a salir de casa sin tu llavero, por lo tanto, no hay forma de que dejes aquello a lo que les has asignado el papel de niñera de un objeto tan importante.

Catálogo Andrea Milano – Bolsos que realzan la forma y el tamaño de tu cuerpo

Si el problema es que no sabes cuál modelo es el  apropiado, sigue leyendo estos consejos de Andrea Milano 1932 y descubre cómo elegir la forma, el tamaño y el modelo perfecto de bolso de mujer que se ajuste a tu tipo de cuerpo y estilo personal.

Mira la forma

Elige una forma que sea la opuesta a tu tipo de cuerpo. Por ejemplo, si eres alta y delgada, busca los bolsos que tienden a tener una forma redondeada como el hobo (vagabundo) o aquellos que sean un poco desestructurados. Esto complementará tu figura al proporcionar un agudo contraste con tu anatomía.

Si, por otra parte, te encuentras en el lado de las mujeres que son bajas y robustas, es bueno que lleves bolsos altos, rectangulares o con formas bien definidas. Los diseños largos y elegantes ayudarán a contrarrestar tu redondeada figura.

Por supuesto, no hay necesidad de comprar carteras que sean de caña absolutamente delgada o aquellas que posean bordes extra afilados. Unas siluetas en telas suaves y cueros pueden conseguir el truco. Solo recuerda que debes mantenerte alejada del estilo redondeado.

Piensa en el tamaño

El tamaño adecuado de tu bolso es aquel que complemente tu talla. Si bien la forma debe ser contrastante y complementaria, las dimensiones tienen que ser proporcionales. Si, por ejemplo, eres bastante alta y corpulenta para tu edad, te sería muy incómodo llevar una cartera mínima. Lo mismo sucede con una persona pequeña que carga un ejemplar muy grande. ¡Terriblemente feo!

Los bolsos de mujer llamados closefitting o los que caben a la perfección bajo la axila y al nivel del pecho solo se ven fantásticos en las personas que son delgadas y en aquellas que desean acentuar su escote. El uso de este tipo de cartera está fuertemente desaconsejado para quienes tienen los brazos gruesos y el busto bien desarrollado al igual que las manijas o agarraderas cortas tienden a enfatizar las grandes dimensiones.

Recuerda que la longitud de la cartera de mano o el bolso de hombro siempre acentuará la parte que se encuentra más cerca. Si, por ejemplo, dicho accesorio golpea la mitad inferior de tu cuerpo o el área de la cadera, entonces esa zona corporal se convertirá en el foco de la atención a medida que las miradas se sientan naturalmente atraídas hacia ella.

La mayoría de las mujeres se ven muy bien con carteras de mano o bolsos de hombro que llegan hasta la mitad del torso, ya que esto favorece la cintura. Para determinar si la longitud de la correa te queda bien, haz una prueba. Si tu brazo se siente acalambrado, entonces está demasiado corto. Verifica el aspecto con un espejo y ve por ti misma si el modelo te resulta apropiado o no.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *