contacto  Contáctenos:

968 96 40 24

Andrea Milano 1932 – Creando el vestuario casual corporativo adecuado

En esta ocasión, Andrea Milano 1932 les trae oportunas sugerencias para crear el vestuario adecuado con el cual acudir al trabajo de manera propicia. Recuerda que lo que uses puede describirte de alguna manera y ello causa una imagen determinante para ciertos aspectos que se manejan en el entorno laboral.

Andrea Milano 1932

¿Qué prendas no catalogan bajo la denominación de casual corporativo?

 

Una cosa es el vestuario informal y otra la ropa casual corporativa. No todas las prendas de dicho estilo pueden ser usadas en la oficina como parte de un código de vestimenta apropiado, ni siquiera los días viernes.

 

Lo que cualquiera debe recordar al vestirse para la oficina es que, incluso los viernes casuales, uno debe lucir como un profesional, una persona con autoridad y alguien en quien se puede confiar para hacer bien el trabajo.

 

¿Qué piezas no cuentan como casual corporativo? Las zapatillas deportivas y los pantalones para trotar no tienen cabida alguna en un armario de este corte.  Son informales y muy cómodos de usar, de hecho, pero al mismo tiempo resultan demasiado relajados para ser llevados a la oficina.

 

Contar a los vaqueros como una prenda casual corporativa depende del código de vestimenta de cada oficina en particular. Algunas de ellas permiten que sus empleados usen jeans mientras que otras no.  Pero entre estas, sin embargo, existen aquellas que dejan que su gente los lleve durante los viernes informales.

 

Las prendas que son demasiado apretadas, cortas o reveladoras tampoco deben ser usadas en la oficina. Por lo tanto, minivestidos, minifaldas y pantalones cortos no pueden ser contados como vestuario corporativo informal. Los tops de tubo, las blusas con tirantes y cualquier pieza confeccionada con tela vaporosa y transparente tampoco se puede llevar al trabajo, a menos que uno tenga una chaqueta, un blazer o un cárdigan para colocarse encima.

 

Por supuesto, también debe evitarse el uso de las chanclas en la oficina, incluso los viernes casuales.  Es aceptable usar este tipo de calzado en casa, cuando se va al centro comercial o durante un día de sol y playa, pero no para ir a trabajar. Es demasiado informal y relajado, por un lado; y emite las vibraciones equivocadas, por el otro.

 

Las camisetas sin cuello y las tipo polo constituyen el producto principal de los viernes casuales, pero incluso éstas prendas tienen sus límites. Uno debe evitar usar en la oficina piezas descoloridas o con grandes logotipos en la parte delantera. La razón es que parecen muy poco profesionales.

 

Andrea Milano online – Construyendo un armario casual corporativo

 

Cuando se compran prendas que se usarán como trajes corporativos casuales o informales de los viernes, el comprador debe hacer su elección de la misma manera o bajo los mismos criterios que emplearía cuando está considerando trajes de carrera. Incluso si se trata de ropa de este tipo, debe mostrarlo como una persona competente y profesional que sabe qué hacer y en quién se puede confiar para que haga lo que se necesita hacer.

 

En aras de la practicidad, uno debe comprar ropa casual corporativa en los cinco colores básicos que se pueden mezclar y emparejar entre sí. Para aquellos que no lo saben, los tonos utilizados en el atuendo corporativo son azul marino, granate, verde oscuro, marrón y negro. Por otra parte, no es necesario adquirir muchas prendas de este estilo siempre y cuando lo que se tenga sea de buena calidad y permita hacer combinaciones adecuadas.

 

Algunas prendas de vestir de primera necesidad en atuendos casuales corporativos, que Andrea Milano y sus tiendas proponen son:

 

* Camisetas de cuello redondo o tipo polo. Pueden ser lisas o estampadas, de colores tenues o brillantes y de cualquier estilo o longitud de manga. Lo importante al elegir la prenda adecuada como parte de un atuendo casual corporativo es que no tenga logotipos bordados o mensajes que llamen demasiado la atención y que tampoco exhiba un dobladillo lo suficientemente corto como para desnudar la cintura o el ombligo.

 

* Jeans. Los vaqueros son lo último en comodidad y estilo casual. Los que llegan a la altura de la bota son los mejores porque nunca pasan de moda. Aunque uno debe comprobar primero si es aceptable usar este tipo de pantalón en la oficina.

 

* Vestidos. Algunos modelos son bonitos y frescos como para usar en la oficina. Sin embargo, si uno va a usar uno de ellos para los viernes casuales, debe elegir aquel que tenga mangas, no muestre un escote bajo, no esté hecho de tela vaporosa y cuyo dobladillo esté alrededor de una pulgada o dos por encima de la rodilla y ni un poquito más. Si el ejemplar es sin mangas, entonces debe ir acompañado de una chaqueta o cárdigan favorecedor.

 

En cuanto al calzado, las zapatillas de deporte y las chanclas deben evitarse a toda costa. Los zapatos planos o de tacón bajo son excelentes para el look casual de los viernes.

 

Accesorio de un atuendo casual corporativo

 

Los accesorios que uno usa como parte de la vestimenta casual corporativa o de un atuendo informal de los viernes deben coincidir con el aspecto general deseado. Por ejemplo, un traje sencillo puede verse mejor con un reloj deportivo que con uno de vestir. Los adornos brillantes junto con las joyas caras y llamativas también deben usarse mínimamente o dejarse de lado por completo.

 

El cuidado de la ropa informal

 

Es natural cuidar la ropa formal o de carrera porque son las prendas que se usan para trabajar. Pero la vestimenta casual también necesita la atención y el mantenimiento adecuado. Las camisas, los pantalones vaqueros y otras prendas de vestir que se supone que forman parte de un atuendo corporativo casual o informal de los viernes deben estar limpios, remendados y planchados apropiadamente antes de que se usen para ir a trabajar. Los zapatos tienen que limpiarse y si están hechos de cuero, se les debe dar una pulida.

 

La ropa casual corporativa y los trajes informales de los viernes pueden ser un poco más relajados que las prendas de carrera habituales; sin embargo, incluso cuando se usan para trabajar, es importante mantener una apariencia que hable de profesionalismo, capacidad y confianza.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *